¿Qué hay en nuestra mochila?

Con los visados listos o en camino de estarlo, los virus siendo utilizados cual saco de boxeo por nuestros anticuerpos y los nervios a flor de piel, esmomento de ultimar los preparativos del equipaje. Disponemos de unas robustas mochilas de setenta litros para ello, capacidad más que suficiente como para albergar nuestro cuerpo, si el ser humano estubiese compuesto al 100% de agua. Pero claro, que pueda albergar tanto no significa que podamos ni que debamos llenar el aforo. Suficiente tenemos con soportarnos y cargar con nosotros mismos como para hacerlo con nuestro doble símbolico conformado de posesiones materiales.

La elección de éstos items se torna aun más complicada teniendo en cuenta que es más que probable que la mayoría de ellos no sobreviban al viaje. No por su fragilidad, sino por su utilidad. De poco nos servirá el saco de dormir o el abrigo cuando nos encontremos en La India a 40ºC y con el agua hasta la cintura tras el paso de un monzón. Siempre podríamos mandarlos de vuelta a casa mediante mensajería, pero quién sabe cuando dejarán de hacernos falta y lo cerca que tendremos una oficina de correos para entonces.

En fín, nos despedimos paras volver a nuestros quebraderos de cabeza y fríos calculos, debemos llevarlos a acabo para que no nos sobre ni nos falte de nada en todo momento.

Seguro que volverás a saber de nosotros pronto, hasta la proxima carta.

Recorrido previsto

¡Por fín! Después de meses y meses de recopilar información, redactar e-mails y realizar llamadas hemos conseguido trazar una ruta en el mapa. Hay países que realmente nos han puesto las cosas difíciles, los malditos visados son más difíciles de conseguir de lo que imaginábamos. Ahora, con tanto trámite, papeleo y tiempo de tránsito, cualquier país europeo parece quedar a unos pocos pasos del portal de mi casa.

Sin embargo, por mucho que hayamos planeado, a penas tenemos nada cerrado, por lo que quién sabe por dónde nos desviaremos finalmente o cuánto tiempo permaneceremos en cada lugar. Aún con todo, esto se siente un poco más real día a día, tanto que ya empezamos a notar el peso de la mochila sobre los hombros.

Tan sólo un par de semanas y alguna que otra vacuna por pinchar nos separan del momento en el que dejemos atras nuestros hogares y comencemos a esparcir pequeñas migajas de éstos por el mundo.

Hasta la próxima karta, esperamos verte pronto.

Karta de Presentación

Hola,

sí, en efecto, como bien habrás imaginado al leer el título, finalmente nos
hemos decidido a hacerlo. Era un ahora o nunca y no podíamos dejar
pasar la oportunidad que tan súbitamente nos pusiste en las narices.
Tenemos la mochila lista, los visados casi a punto y las vacunas ya
hace meses que nos sentenciaron a no poder echarnos atrás. Cómo para
planteárnoslo, con la de anticuerpos y virus debilitados que llevamos
encima o bien caemos enfermos el día menos pensado o bien nos volvemos inmunes a la propia muerte.
Volviendo al tema del viaje, el día 5 de Octubre nos colgaremos la
mochila al hombro, saldremos a la calle, y nos dispondremos a
conquistar el mundo, aunque de momento nos contentaremos con subirnos al globo terráqueo de piedra de la Plaza del Pilar. Tras ese gran
paso, un año entero por delante, una ruta a seguir y 20 fronteras de
por medio. No te preocupes, irás teniendo noticias de nosotros siempre
que nos sea posible escribirte o que tengamos algo relevante que
trasmitirte, por lejos que nos perdamos no perderemos el contacto.

Cuanto más miramos el mapa, más desmesuradamente grande parece el
mundo y más lejano parece quedar Surakarta, ni que tratáramos de
llegar a la otra punta del mundo…en fin, por más que nos abrume la
distancia, nuestro entusiasmo no hace más que aumentar día a día. Aun
no nos creemos que vayamos a ir a hacerte una visita a Indonesia,
supongo que esta es la visita más prolongada de nuestra vida y la
espera más extensa de la tuya.

Sin nada más que decir salvo desear que esta carta llegue a su destino
sana y salva, espero que para cuando la recibas estemos con un pie
rumbo allí. Te deseamos lo mejor.