Diario de Irán, día 15

25 de Diciembre de 2017 (autobús Shiraz-Bandar Abbas)

Una despedida prolongada.

Debido a que nuestra siguiente parada requiere de tomar un barco, un bus y por último un avión, nuestro abandono del país se está convirtiendo en algo lento, prácticamente eterno. Cuadrar todas las fechas y horarios nos obliga a llevar a cabo una retirada de casi una semana.

Hoy toca tomar un bus desde Shiraz hasta Bandar Abass, pero primero hay que llegar a la estación. Después de hora y media, entre recogida y recogida de pan, arroz y otros regalos que la suerte nos brinda diariamente, llegamos al lugar.

Una vez en las taquillas, nos enteramos de que el viaje es un trayecto de nueve horas y no hay autobuses hasta la llegada de la noche. Llegaremos el martes 26 a eso de las siete de la mañana, lo cual nos deja un solo día para encontrar la agencia que vende los tickets para el barco y desplazarnos hasta el embarcadero.
Son las dos de la tarde, el transporte sale a las 22:00…

La supervivencia nos llama, no nos queda mucha comida y aún nos quedan muchas horas de espera.
Volvemos a optar por dividirnos: Victor lee y vigila, yo salgo a buscar algo que llevarnos a la boca.

Me encanta cómo nos hemos dividido los roles según las habilidades de cada uno. Él es el relaciones sociales (hablando con los distintos contactos que vamos recopilando), yo el que cubre las necesidades básicas de ambos (basurear la mayor parte de las veces).

Llegado el momento, subimos al transporte, comidos y con una bolsa de treinta litros llena de alimentos varios. Nos aguarda un viaje largo, es el momento pertecto para escribir, editar y demás quehaceres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *